Skip to main content

Cómo evitar el burnout y ofrecer una buena experiencia de empleado

Descubre estrategias para evitar el burnout y promover una experiencia positiva en el trabajo. Aprende también, cómo cuidar el bienestar de tus empleados.

El estrés laboral puede poner a las personas bajo una presión excesiva, al punto de hacerlas sentir que ya no pueden sobrellevar la situación. Es decir, caen bajo el síndrome de burnout. Pero, ¿qué es el burnout?. Se trata de un tipo particular de estrés que conduce a un estado de agotamiento mental y físico extremo, que implica la pérdida de la sensación de logro y de la identidad personal.  

Pero, aunque nadie está completamente exento de caer en el burnout, ofrecer una buena experiencia de empleado puede marcar una diferencia positiva para resguardar la salud física y mental de los trabajadores. 

Acompáñanos a descubrir cómo evitar el burnout, y promover el bienestar de tus colaboradores. 

Síntomas y causas del burnout

Si bien la ciencia ha identificado las dificultades para gestionar adecuadamente el estrés como la principal causa del síndrome de burnout, como sucede con otros problemas de salud, éste no tiene un único posible desencadenante. De hecho, entre los factores que contribuyen a su desarrollo se incluyen aspectos psicosociales tan diversos como las características del puesto, el entorno laboral, el clima organizacional, las relaciones interpersonales y el diseño y la gestión de las tareas, enumera un artículo de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En este marco, coinciden Positive Psychology y Mayo Clinic, tienen especial peso: 

  • Sensación de falta de control: La imposibilidad de influir en decisiones que afectan el propio trabajo, como horarios, tareas y carga laboral, pueden llevar al agotamiento. Lo mismo podría suceder cuando no se dispone de los recursos necesarios para desempeñar las tareas propias del rol o si el micromanagement es demasiado frecuente. 
  • Expectativas laborales poco realistas o claras: Cuando las expectativas son poco realistas o no está claro qué esperan los supervisores de uno, se genera un grado de incomodidad que puede resultar muy desgastante. 
  • Dinámicas de trabajo disfuncionales: Tanto si los líderes de equipo gestionan muy de cerca las tareas, como si se presentan situaciones injustas o existe maltrato por parte de un colega o superior, se puede socavar el bienestar laboral.
  • Falta de apoyo: Sentirse aislado, ya sea en el trabajo o en la vida personal, puede llevar a experimentar un grado de fatiga extremo. 
  • Desbalance entre la vida laboral y personal: Cuando el empleo se lleva la mayor parte del tiempo y energía de una persona, de modo que los momentos restantes para actividades placenteras, familia y amigos son insuficientes, crecen las probabilidades de llegar al burnout. 

Sea una u otra la causa de síndrome de burnout, lo cierto es que, a raíz de los síntomas que genera, esta condición repercute profundamente en el bienestar personal y en el desempeño laboral. ¿Qué lo caracteriza?

Síntomas físicos y emocionales del burnout

Según recopila la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el síndrome de burnout se relaciona con tres grandes grupos de síntomas:

  • Agotamiento: Las personas afectadas por esta condición se sienten física y emocionalmente desgastadas. Es decir, a la vez que se sienten cansadas, deprimidas y carentes de energía para sobrellevar sus actividades, experimentan dolores físicos y problemas gastrointestinales. 
  • Alienación de sus actividades laborales: Los colaboradores en extremo agotados encuentran sus empleos cada vez más estresantes y frustrantes. En consecuencia, pueden desarrollar cierto cinismo acerca de su trabajo y colegas, a la vez que se distancian emocionalmente, volviéndose más insensibles ante los aconteceres diarios.
  • Bajo desempeño: Como el burnout impacta en la actitud hacia el trabajo y deteriora la concentración, las personas afectadas por este síndrome suelen ver disminuida su creatividad y encuentran inconvenientes para potenciar la productividad.

Cómo evitar el burnout: estrategias aliadas

Aunque en ocasiones tengamos naturalizado el estrés laboral, el síndrome de burnout es una problemática asociada al mundo del trabajo que no debe descuidarse. Y así lo confirman las estadísticas.

Cada año se pierden en el mundo, un acumulado equivalente a 12 millones de días de trabajo debido a licencias asociadas a condiciones de salud mental. En particular, un 67% de los colaboradores mexicanos se sentiría emocionalmente agotado por su empleo, asegura El Siglo del Torreón a partir de un relevamiento de una empresa especializada en recursos humanos. 

Y la problemática podría ser transversal a toda Latinoamérica. En el extremo opuesto del continente, el 80,2% de los trabajadores argentinos y chilenos asegura sentirse más extenuado que antes de la pandemia, advierte Infobae basado en un sondeo de Bumeran. 

La pregunta obligada, entonces, es: ¿cómo evitar el síndrome de burnout entre los colaboradores? Algunas estrategias efectivas para lograrlo incluyen:

Fomentar el equilibrio entre el trabajo y la vida personal

La clave estaría en compartimentar. Al salir del trabajo, es importante que el cerebro sepa que hemos terminado el día. Para ello, resultan valiosas las actividades deportivas y artísticas, que ayudan a hacer un corte y distenderse. “Cambiar de aire”, diríamos. 

De igual modo, es importante apuntar a lograr un balance entre vida laboral y personal. Puesto que la primera suele llevarse la mayor parte de la jornada diaria, es favorable priorizar a conciencia los espacios personales y los vínculos por fuera del ámbito de trabajo. 

Promover la gestión adecuada del tiempo y la carga laboral

En relación con lo anterior, es un aspecto común entre las personas que llegan al burnout, el haber descuidado sostenidamente la adecuada gestión del tiempo, diferenciando con claridad los momentos laborales de aquellos necesarios para el autocuidado (comer, ejercitarse, dormir). Así, acaban encontrándose en un círculo vicioso en el que la exigencia laboral parece no darles respiro. 

Establecer límites y fomentar la autonomía

Para evitar el burnout, resulta también central poder establecer límites con claridad, lo que implica decir “no” cuando uno se siente sobrecargado. Mantener a raya la carga de trabajo es fundamental para sostener un equilibrio saludable que dé centralidad tanto a las responsabilidades laborales como al bienestar personal. 

De igual modo, la capacidad de establecer límites es una habilidad que puede ayudar a sostener espacios de autonomía en el trabajo, especialmente en contextos organizacionales en los que el micromanagement es la norma. 

Buscar apoyo emocional y recursos para el manejo del estrés

Equipos de recursos humanos, líderes positivos o seres queridos de confianza, pueden ser grandes apoyos emocionales cuando el trabajo resulta demasiado demandante y agotador. Hablar con otros puede ser liberador a la vez que podría aportar perspectivas diversas de la situación

Por otro lado, recursos para el manejo del estrés, como la meditación, técnicas de respiración profunda u otras estrategias de relajación, contribuyen a liberar tensiones y ayudan a evitar el burnout. 

Fomentar un entorno de trabajo saludable y positivo

Así como las iniciativas individuales para evitar el burnout, es igualmente importante prestar especial atención al clima y la cultura organizacional. Desempeñarse en un ámbito basado en la colaboración, el respeto mutuo y el trabajo en equipo aporta bienestar, fomenta la creatividad y brinda fortaleza y apoyo en situaciones de crisis. 

Importancia de una buena experiencia de empleado

Los colaboradores quieren sentirse valorados y apreciados. Por eso, como ya anticipamos, ofrecer una buena experiencia de empleado puede ser un factor protector contra el burnout. ¿Por qué? 

La experiencia de empleado es el camino que un colaborador toma en la organización. Incluye en este sentido, cada interacción formal o informal que sucede en su trayecto como trabajador, antes, durante y después del vínculo profesional con una empresa. Así, explica Gallup, quedan también comprendidas en la experiencia de empleado, circunstancias vinculadas al rol, el espacio de trabajo, las gerencias y el bienestar del personal. 

Esto no es menor, en tanto que, cuanto más satisfactorias sean las experiencias del colaborador en la organización, menor será la incidencia del estrés y otros factores psicosociales relacionados al riesgo de sufrir burnout. Para ello, indica Ever Health, es clave diseñar estrategias para que los talentos encuentren apoyo emocional en su lugar de trabajo, así como también que puedan lograr un adecuado balance entre su vida laboral y personal. 

Estrategias para ofrecer una buena experiencia de empleado

De enorme importancia para el bienestar y la productividad de los colaboradores, es de central relevancia que las organizaciones implementen estrategias tendientes a ofrecer una buena experiencia de empleado. Se destacan entre ellas: 

  • Promover liderazgos basados en la empatía.
  • Adaptar los enfoques de trabajo a las necesidades y experiencias singulares de cada colaborador.
  • Empoderar a los talentos para que establezcan sus propios objetivos, brindándoles las herramientas necesarias para alcanzarlos.
  • Dar lugar a las ideas de los colaboradores en toda la escala jerárquica. 

Como puedes ver, está en manos de las empresas el favorecer una cultura organizacional basada en el cuidado de su gente y que redunde tanto en una experiencia de empleado gratificante, como en la prevención del síndrome de burnout.

¡Y lograrlo podría estar más cerca de lo que crees! Con el apoyo de VISMA EXPERIENCE, puedes contar con soluciones centradas en tus talentos. Para más información, escríbenos a info.latam@visma.com o contáctanos aquí, para asesorarte

Más popular