Skip to main content

Formación de Colaboradores en tiempos de Pandemia

“Lo único permanente es el cambio”.  (Heráclito de Éfeso) Los cambios son cada vez más rápidos y disruptivos.   Para estar preparados para el cambio, la capacitación fundamental. La pandemia obligó a las organizaciones a enviar a la gente a sus casas y seguir trabajando desde allí.  Según el rubro, el porcentaje de teletrabajo fue diferente, […]

“Lo único permanente es el cambio”.  (Heráclito de Éfeso)

Los cambios son cada vez más rápidos y disruptivos.  

Para estar preparados para el cambio, la capacitación fundamental.

La pandemia obligó a las organizaciones a enviar a la gente a sus casas y seguir trabajando desde allí.  Según el rubro, el porcentaje de teletrabajo fue diferente, pero definitivamente invadió el mercado en todos los rubros.  El poder trabajar online resultó “la solución” en un momento en el que hay restringir al máximo el contacto social.

Las empresas se proponen continuar con su “business as usual”, pero adaptándose a la nueva modalidad, todo en formato digital y a través de la nube: reuniones, encuentro de equipos, actualizaciones, novedades del negocio y del mercado, todo “online”. 

Existen capacitaciones corporativas (novedades institucionales y/o comerciales) y profesionales, que son las que están relacionadas con el plan de carrera de los talentos de la compañía.  Estas últimas no necesariamente se refieren a la coyuntura del negocio sino a que esa persona adquiera habilidades que le servirán a futuro, según un esquema de crecimiento dentro de la organización.

Los planes de carrera deben ser realistas y contribuir a crear una cultura de aprendizaje en el lugar de trabajo.  Está demostrado que la capacitación contribuye a la motivación y la retención de talentos, personas clave que pueden hacer carrera y progresar en la compañía.   RH tiene la tarea de implementar el plan de carrera -ajustado a lo que necesite cada persona- y, luego, realizar un seguimiento para verificar el progreso del colaborador en las habilidades que de él se esperan.

Si la “capacitación” aumenta la motivación y el engagement, pues es lo que se necesita en estos momentos.  Por otra parte, un plan de formación contribuye a un mayor aprovechamiento del potencial de la persona, a un mejor desarrollo de sus habilidades, disminución de errores, mayor satisfacción en el trabajo (engagement), equipos más eficientes, aumento de la productividad y menos recursos de supervisión. 

Capacitación en cuarentena.  Comunicaciones esenciales y formación según un plan de carrera.

Existen capacitaciones genéricas o reiterativas (inducciones, capacitaciones de seguridad, entre otras), se pueden grabar, de modo que la gente pueda instruirse por igual, con los mismos mensajes, de la misma forma, en cualquier momento y lugar, reduciendo costos.  En tiempos de pandemia, este tipo de técnica fue muy útil para explicar nuevos protocolos de seguridad, de operatoria, nuevas dinámicas de trabajo.

En lo que se refiere a la capacitación personal, el tener que estar en las casas promovió la creación de infinidad de cursos y seminarios online.  Aun en medio de la pandemia, la formación continúa; incluso, el estar más tiempo en el hogar para muchos significa una invitación a probar nuevas experiencias, a destinar algún momento al propio desarrollo.

En el contexto actual, las empresas comenzaron a estimular intensivamente la formación de su gente a través de e-learning, tanto para tomar cursos de terceros a través de Internet o de una intranet con un menú determinado según los “saberes” o las “habilidades” a adquirir.  Hoy en día, la tecnología permite realizar simulaciones en escenarios muy diversos en los que, según las características y variables de cada uno, el colaborador deberá tomar decisiones a partir de ciertos recursos y en un entorno dado.

En lo que se refiere a la adopción de nuevos saberes o habilidades de la gente según un plan de carrera, es imprescindible contar con un módulo de formación de colaboradores para poder gerenciarlo.  Resulta útil tanto a RH como a la persona que recibirá esa capacitación y a su jefe.  Para establecer los detalles de esa formación, deben ponerse de acuerdo las tres partes.  La persona es protagonista en el armado de su plan de carrera.  

Soluciones de alta tecnología permiten el acceso descentralizado de los colaboradores para definir sus propios planes de carrera de corto, mediano o largo plazo.  A través de Inteligencia Artificial (AI) hay plataformas que comunican automáticamente cuáles son los cursos, competencias, vacantes internas, etc. para una determinada persona, de modo de ayudarla a alcanzar sus objetivos de carrera.  Asimismo, esa tecnología contribuye con RH y le muestra, por ejemplo, cuáles son los mejores candidatos para cubrir una vacante dentro de su pool de talentos, información clave en momentos de crisis.

Puede suceder que una currícula tenga módulos de capacitación presencial y otros módulos virtuales, pues el momento de llevar a cabo estos últimos es ahora.  Tanto a nivel individual como para grupos, a través de Zoom u otras plataformas de fácil acceso, se pueden conectar online y juntos asistir al mismo curso en el mismo momento, aunque estén en lugares o países diferentes.  Existen aulas virtuales con video llamadas HD sin límite de participantes.  Se comparten las pantallas y cada asistente puede pedir la palabra para hacer consultas, compartir videos, archivos, etc.  Incluso, estas capacitaciones se pueden grabar para quienes que no hubieran podido asistir por algún motivo.    Esto que hasta hace poco parecía raro, actualmente es muy normal.

La pandemia no frena la capacitación de los talentos.

Más popular

  • Customer Experience Event 2019

    Con la cuarta edición de nuestro Customer Experience Event damos inicio a una nueva etapa centrada en nuestra filosofía de mejorar la vida cotidiana de las personas mediante la transformación digital que plantea simplificar y digitalizar los procesos de Recursos Humanos para empresas de cualquier sector.