Skip to main content

Gamificación en la empresa: la industria del videojuego aplicada al trabajo

En este artículo te contaremos cómo la industria del videojuego y la gamificación influye en tu trabajo, mejorando el aprendizaje y la capacitación.

La gamificación en el trabajo

Desde los sistemas de recompensa por mejora de habilidades, hasta la creación de personajes y las relaciones virtuales: todo esto se está aplicando en recursos humanos para hacer del trabajo un espacio de juego para tomar en serio.

Según Harvard Business Review, “la gamification toma la esencia de los juegos (atributos como la diversión, el juego, la transparencia, el diseño y la competencia) y los aplica a una variedad de procesos del mundo real dentro de una organización, incluidos el aprendizaje y el desarrollo.” Por otra parte, y para desarrollar esta idea, Deloitte ha hablado de the engagement economy (“la economía de la interacción”). 

A través de la interacción, la gamificación (implementación de videojuegos) en el mundo del trabajo está cambiando nuestra forma de trabajar. Hace solo algunas décadas, no todos tenían acceso a los videojuegos; ni a los códigos que hacen a cualquier juego ni, por eso, al hábito de jugar. Los videojuegos están hoy incorporados a nuestra vida diaria

Como los videojuegos ayudan en el aprendizaje y la capacitación

A pesar de sus grandes beneficios, la gran mayoría de las empresas no utilizan la gamificación dentro del trabajo. La consultora Gartner ha concluido que “solo el 12 % de los 500 líderes de recursos humanos de Sage People encuestados en el informe de investigación […] dijo que utilizan a los videojuegos en su empresa”. El panorama debe cambiar. ¿Por dónde empezar?

Asociar el trabajo a la diversión y a lo lúdico no implica que los empleados se tomen su trabajo de forma laxa. Por el contrario, nos dan una perspectiva muy valiosa respecto del comportamiento humano–incluso si contratamos a analistas de datos de empresas externas–a través del feedback del desempeño en esos juegos. Además, varios estudios de caso demuestran que las empresas que aplican los videojuegos al trabajo obtienen muchos beneficios: mayor productividad, poder enfrentar desafíos crecientes, evaluar su propio desempeño y el de sus compañeros, como los aspectos más importantes. 

¿Por qué es importante considerar los videojuegos en el área de trabajo?

Está demostrado que el juego fortalece los lazos sociales y cementa procesos de aprendizaje. Sumado a esto, las recompensas bajo la forma de premios e insignias en base al desempeño ayudan a la motivación. Según un estudio que investiga la gamificación en las empresas, hay tres formas de aplicar la gamificación: fomentando la competencia, la autonomía o bien el desarrollo personal. Las empresas están apuntando a una gamificación estructural, es decir, poner en marcha procesos que empujen los objetivos generales de la compañía.

¿Cómo aplicar la gamificación en las empresas?

Puedes separar los procesos de recompensa (mencionamos a los premios o insignias anteriormente) entre los que dan beneficios simbólicos o internos (diversión, sensación de pertenecer, involucramiento, sorpresa, seguimiento de intrigas) y materiales o externos (premios económicos, tiempo libre, beneficios cubiertos por la empresa, regalos). 

Los videojuegos pueden ayudarte a evaluar candidatos

Podemos empezar a aplicar la industria del videojuego en Recursos Humanos en cuatro áreas principales: reclutamiento, capacitación, trabajo en el cotidiano y retención de empleados. Respecto de la atracción del talento, cualquier departamento de RR.HH. debe preguntarse cuáles son los objetivos de la empresa y, sobre la base de estas respuestas, definir quién es el público (empleados internos o colaboradores externos). 

Además, para todo esto, debe definirse una estrategia de seguimiento a través de datos–lo que es costoso, pero parte clave de la integración de videojuegos al trabajo. Para ayudar el proceso, desde el Rochester Institute of Technology, se recomienda empezar con dos preguntas básicas en los departamentos de RR. HH.:

– ¿Qué tipo de trabajos (experiencias profesionales) son más o menos adecuadas para aplicar la industria de los videojuegos?

– Los candidatos, ¿están al tanto de los beneficios y desventajas en el proceso de reclutamiento y selección?”

El entrenamiento gamificado 

El entrenamiento gamificado puede estar compuesto por el “juego serio” (de interacción entre empleados por un objetivo específico, como ser incorporar a un miembro nuevo del equipo o compartir rasgos de su personalidad). Son juegos con elementos de diseño adaptados a la demografía de los trabajadores (edad, tipo de trabajo, preferencias, origen, personalidad). De esta forma, se simulan tareas y desafíos que el trabajador puede encontrarse en la vida real, fomentando así el entrenamiento en resolución de conflictos.

Logros y recompensas

Los logros y las posteriores recompensas tienen que ver con la estructura de todo videojuego en sus aspectos más “mecánicos”; esto quiere decir que pasar del logro a la recompensa está pensado como un mecanismo de acción y reacción. Algunos investigadores han hablado recientemente de “estructuras de recompensa, feedback positivo retroalimentación sutiles junto con elementos como puntajes, insignias, niveles, desafíos y tablas de puntaje”. 

No hace falta recurrir a software de gamificación para aplicar los principios de la industria de los videojuegos. Se trata, más bien, de acciones concretas como el reconocimiento público de habilidades, por ejemplo.

¡Cuidado! Que puedas gamificar un proceso no significa que debas hacerlo

Adam Greenfield, especialista en experiencia de usuario, dice en The Engagement Economy: “La implementación de videojuegos no sustituye el buen management”. Muchas de las prácticas […] desde tener objetivos claros y desafíos hasta asegurarse de premiar resultados positivos rápidamente son conocidos para cualquier líder. Sin embargo, la mayoría de ellos no toman estas medidas”. Entonces, ¿existe el riesgo de que los videojuegos sean una medida compensatoria para un liderazgo deficiente?

Los desafíos de la implementación de los videojuegos no pasan solo porque no sustituyan al buen liderazgo. Es un desafío triple: complementar con los valores ya aprendidos desde el management de forma tradicional, hacer un análisis de costos (en otras palabras, evaluar si el gasto en tecnología de videojuegos vale la pena) y, sobre todo, el diseño correcto de la tecnología

Según la revista Wired, la implementación de videojuegos en el trabajo, basados en el rendimiento, funcionan mejor para puestos con tareas repetitivas. Pensándolo desde el punto de vista de cualquier desarrollo de videojuegos, hay que prestar atención al diseño de los “juegos” y su potencial lúdico. Luego, las implicancias para el management, si la estrategia de aplicación de videojuegos está bien planteada, quedan como incógnita para futuras investigaciones en Recursos Humanos.

Ejemplos de la gamificación en empresas

Los ejemplos que han funcionado sobre la industria de videojuegos en el trabajo a lo largo del tiempo son aquellos que utilizan un esquema gradual. Este esquema está compuesto por tres pasos: reconocimiento de necesidades (de empleados y empleadores), sesiones de entrenamiento, recolección de datos sobre las sesiones. 

Una compañía de seguridad realizó una presentación que obtuvo malos comentarios de los empleados. Luego, sobre la base de esa devolución, la empresa utilizó un diseño que incorporó elementos de ficción (historias, personajes, trama) sin cambiar la información de base de la presentación. Se pudo observar un mayor engagement e interacción con los contenidos. Podemos aprender de esto que los juegos ayudan a crecer tanto a empleados como a empleadores: a los primeros, porque pasan a ver los errores como desafíos personales; a los segundos, porque transforman a los desafíos personales en resultados.

Fuentes consultadas:

Wired – Winning the talent game: how gamification is impacting business and HR

Más popular