Skip to main content

¡Gracias, 2021! 10 lecciones del año que pasó

Sí, despedimos otro año de pandemia. Pero no cualquiera, sino uno de grandes avances. Aquí, un recuento de todo lo que aprendimos en esos meses de turbulencia y cambios desafiantes.

En 12 meses, ¿qué no pasó? La cuarentena se suavizó, luego volvió en algunas ciudades y países, comenzó la vacunación, y los que se habían quedado con ganas de renunciar o emprender en 2020, tal vez se atrevieron en 2021. De repente, pasamos del terror a quedar desempleados en medio de una pandemia, a preguntarnos: ¿Y si en otra empresa podría ser más feliz?

Así, millones de profesionales dejaron sus empleos, otros se negaron a volver a las oficinas y cuando nos dimos cuenta, las reglas del mundo laboral habían dado un giro radical: ahora, son las compañías las que luchan por retener al talento, por brindarles espacios de bienestar, por cumplir con sus expectativas. No al revés.

Han sido tiempos duros, pero también de mucho aprendizaje. Aquí, 10 lecciones del año que recién termina:

1. Seguimos en pandemia. Los colaboradores no volvieron 100% a las oficinas, hay nuevas variantes de COVID-19 en el panorama y los cuidados necesarios continúan. Aún usamos mascarillas y procuramos lavarnos las manos o ponernos alcohol en gel con frecuencia. “Nadie a principios de 2021 pensó que, para cuando llegáramos al final, estaríamos en la misma situación en lo que respecta a los desafíos relacionados con la pandemia”, dijo Brian Kropp, jefe de investigación de Recursos Humanos de Gartner.

La periodista S. Mitra Kalita, exvicepresidente de programación de CNN Digital y cofundadora de la comunidad URL Media, considera que al cierre del 2020 tal vez pecamos de optimistas: “Pasamos la mayor parte de este segundo año de pandemia de la misma manera que el primero: navegando la turbulencia que creó el COVID-19. (…) La buena noticia: esta vez estamos mejor preparados. Hemos aceptado que nuestra relación con el trabajo ha cambiado para siempre”.

2. ¡A la oficina no! Mejor, trabajo híbrido. Uno de cada dos profesionales, encuestados por WeWork y Workplace Intelligence, prefiere ir máximo tres días por semana a la oficina. ¿Y el resto de los días? Trabajar desde otros lugares, como sus casas, cafés, coworkings o bibliotecas. ¡Es más! El 75% de los profesionales consultados dice que renunciaría a al menos uno de sus beneficios (desde bonos en efectivo hasta su cobertura de salud) con tal de poder elegir libremente el espacio desde el cual se conecta.

“Los trabajadores tienen bastante claro que quieren flexibilidad. La parte más difícil será que las empresas y los líderes lo acepten y descubran cómo hacer que funcione. Cómo construir conexiones de forma remota, cómo administrar equipos distribuidos, construir cultura, acompañar, habilitar e involucrar”, advierte Deborah Lovich, directora general del Boston Consulting Group.

En Visma Latam, por ejemplo, todas nuestras posiciones laborales son remote first. Así nuestros colaboradores pueden decidir si desean ir a las oficinas o no, con qué frecuencia y a cuál de nuestras sedes.

3. Salud mental, un tema crucial. Una encuesta de Gallup reveló que casi 2 de cada 10 trabajadores se sienten solos, una situación que, según advierten los investigadores Daniel Kahneman y Angus Deaton, ganadores del Premio Nobel, suele ir acompañada de estrés, preocupación, tristeza y dificultades para experimentar emociones positivas, como disfrute y felicidad.

Por su parte, Microsoft encontró que el 54% de los trabajadores encuestados en todo el mundo a principios de 2021 reportó sentirse saturado de trabajo y 39%, exhausto. “El trabajo remoto les ha dado más flexibilidad a los empleados y ha creado oportunidades laborales en nuevos lugares, pero también ha traído desafíos. Los equipos se han aislado y el cansancio digital es una amenaza insostenible”, resaltó.

Para KPMG, el llamado de alerta es claro: “Aunque contar con un personal formado, diverso y comprometido es crucial, este difícilmente será un agente de cambio si no se atiende lo más esencial de las personas: su salud física y mental, que ha cobrado especial relevancia en los últimos meses y un papel protagonista en las políticas internas de las compañías”. 

4. Trabajos con propósito o nada. Entre septiembre y diciembre de 2021, unas 20 millones de personas dejaron voluntariamente sus trabajos en Estados Unidos. El fenómeno, al que se le bautizó como la “Gran Renuncia”, ya empieza a verse en algunos países de Asia y Europa. ¡Las alarmas de las empresas se mantienen encendidas!

¿Por qué está ocurriendo esto? El periodista Esteban Valenti señala en el Wall Street International que los trabajadores, especialmente los más jóvenes (zillennials y millennials) están revalorizando sus prioridades en la vida. 

Mark Tarallo, autor de Modern management and leadership, lo explica: “Los empleados prefieren renunciar y empezar en otro lugar que permanecer en un trabajo donde se sienten poco escuchados, subvalorados o sin sentido de propósito. (…) Buscan conexión y un sentido de comunidad. Necesitan sentir que son parte de algo más grande que ellos”.

¿Llegará la “Gran Renuncia” a América Latina, donde el PIB no se ha recuperado al mismo ritmo que en otras regiones? Valenti dice que sí, pero con ciertos matices.

Pensando en irse
41% de los trabajadores de todo el mundo consideró renunciar o cambiar de profesión en 2021 (Microsoft).

5. Adiós, jefes. ¡Hola, líderes! Los líderes empáticos parecen ser los ganadores de este año que termina. “Si algo nos enseñó el COVID-19 es que un CEO debe promover relaciones genuinas y confianza con su audiencia, y esto incluye a sus empleados”, asegura Jonathan Maxim, director de la aplicación de aprendizaje de idiomas HeyPal. 

Gallup resalta que “unas simples palabras o aclaraciones, o mostrarle a alguien por dónde comenzar puede decirles a los empleados ‘te respaldo, cuentas conmigo’. Y eso puede hacer una gran diferencia”. McKinsey coincide: “La fortaleza de nuestras relaciones con un mánager, un mentor o un líder es uno de los mejores predictores de satisfacción laboral, experiencia del empleado y retención”. Si estás pensando en entrenar a tus líderes para que puedan coachear a los miembros de su equipo este año, ¡sin duda estás tomando una excelente decisión!

6. Flexibilidad de horarios. Algunas empresas comenzaron a implementar jornadas de 4 días semanales, de 6 horas diarias en lugar de 8, etcétera. De hecho, en 2021 Unilever en Nueva Zelanda puso en marcha una prueba piloto en la que sus profesionales trabajarían un día menos por semana, sin que ello implique un recorte de sueldo. 

Para 2022, Lovich sugiere ofrecer horarios personalizados y utilizar plataformas que agilicen el intercambio de turnos entre colegas, de manera que ellos mismos puedan hacer ajustes rápidos en función de sus necesidades. 

7. Desigualdades en aumento. Este año, continuó la ola de renuncias de mujeres que comenzó en 2020. Y una de las razones parece ser el estrés crónico. Gallup señala que, mientras en 2019 el 30% de las mujeres trabajadoras experimentaba burnout, en 2021 el número se elevó a 34%. “Se trata de una cifra que exige atención”, señala.

Además, para muchos trabajadores no ha sido una opción prestar sus servicios desde casa y, en sectores que han sido fuertemente impactados por la pandemia, como por ejemplo, la hotelería y el transporte, algunos han tenido que hacer las tareas de varios, advierte Meredith Turits, editora de BBC Worklife. 

Las disparidades también son evidentes entre el personal remoto, que en ocasiones no cuenta con herramientas básicas para hacer sus tareas: un servicio de internet rápido y confiable o un lugar cómodo, por ejemplo. “Los trabajadores más jóvenes y los de reciente ingreso a las empresas en general tienen poco espacio, y esa es una de las razones por las que piden regresar a la oficina al menos algunos días por semana”. 

8. Tratar la diversidad y la inclusión con seriedad. Según revela un reporte de Indeed, las vacantes enfocadas en diversidad, inclusión y pertenencia se dispararon, y los recién nombrados “directores de diversidad” recibieron una carga muy pesada.

Kalita sostiene que, frente a las protestas de 2020, en las que los manifestantes exigían sociedades más inclusivas, muchas compañías contrataron a “alguien que arreglara el racismo”. Dice que las organizaciones esperaban que una persona o un departamento reparara “décadas de negligencia”, por lo que espera cambios más profundos en el futuro: “2022 será el año en el que equiparemos estos departamentos para alcanzar el éxito, enfocados en lograr un cambio cultural por encima de los arreglos cosméticos y las notas de prensa”. 

💡 Diversidad. Se refiere a quién contratas. 
💡 Inclusión. “La medida en que los trabajadores diversos son valorados, respetados, aceptados y motivados a participar activamente en la organización” (Gallup).

9. Más tecnología. En el reporte The state of AI in 2021, McKinsey revela que la adopción de inteligencia artificial (IA) ha ido creciendo de forma constante: mientras que en 2020 el 50% de las empresas globales consultadas dijo que utilizaba esta tecnología, en 2021 el porcentaje subió a 56%, especialmente en economías emergentes como China, Medio Oriente y África del Norte. Dato clave: las empresas con mejor desempeño en el uso de IA son aquellas que la combinan con la eficiencia de la nube.

Además, “desde que llegó el COVID-19, los CEO se están apoyando en los datos y preguntándose cómo pueden aprovecharlos mejor. Quieren conocer a sus clientes, agilizar sus cadenas de producción y distribución, y crear nuevos modelos de negocio basados en los datos”, destaca Arnab Chakraborty, director senior de Accenture AI.

La IA, el análisis de datos y la tecnología en la nube demostraron ser fundamentales para impulsar el crecimiento de las empresas y optimizar la experiencia de sus colaboradores y compradores. 

10. La incertidumbre, ¡gran aliada! En este segundo año de pandemia quedó muy claro que ¡los desafíos no van a cesar! Por eso, lo mejor que podemos hacer, dice Kalita, será aceptar la incertidumbre y aprender a navegar con ella. McKinsey lo resume así: “Los eventos catastróficos serán más frecuentes e impredecibles, y se desarrollarán de una manera más veloz y de formas más diversas. La revolución digital y tecnológica, el cambio climático y la incertidumbre geopolítica representarán papeles determinantes”. 

En 2022, ¡se vienen más cambios! ¿El lado positivo? Estamos más entrenados que nunca para enfrentarlos. 

Te puede interesar:

Fuentes consultadas

Si deseas conocer cómo las soluciones VISMA pueden ayudarte a agilizar tareas y mejorar la experiencia de tus colaboradores, escríbenos a info.latam@visma.com

Más popular

  • Habilidades que desarrollamos en pandemia

    ¿Pensaste que 2020 era un año perdido? Después de tantos meses en modo “supervivencia”, es probable que no hayas notado todas las herramientas que adquiriste o reforzaste aún en medio de la crisis. Descúbrelas aquí.

  • Las habilidades socio-afectivas de un líder

    Es un activo que potencia la eficiencia en manejo de equipos y el logro de objetivos en el ámbito laboral.
    Generar confianza es fundamental para el trabajo colaborativo.
    El líder debe ser ejemplar.

  • Claves del trabajo colaborativo remoto

    La situación mundial ha afectado a muchos aspectos de nuestra vida y el trabajo es uno de ellos. Nos encontramos en mundo interconectado entre equipos que trabajan en lugares y países diferentes.