Skip to main content

Los retos de la agroindustria en la gestión del talento

El COVID-19 cambió el contexto casi de un día para el otro y muchas empresas no estuvieron preparadas para enfrentar los retos derivados de la pandemia.

El COVID-19 cambió el contexto casi de un día para el otro y muchas empresas no estuvieron preparadas para enfrentar los retos derivados de la pandemia. Esto lo confirma un estudio hecho por Virtus e International Executive Search Federation (IESF) a finales del 2020, el cual reveló que alrededor del 40% del sector agroindustrial espera retomar su actividad recién este 2021.

¿Cuáles han sido los obstáculos más importantes que enfrentó la agroindustria? En el estudio se destacan tres:

  • La transformación digital de los procesos.
  • La deserción laboral
  • Las contrataciones

Modernización y gestión del talento.

Sin embargo, siempre hay excepciones. Las empresas agroindustriales que se han preocupado por digitalizar sus procesos y gestionar su capital humano no solo no han bajado el ritmo en ningún momento de la pandemia sino que, incluso, han mejorado sus indicadores

Este es el caso de MONTANA, una empresa de agroindustria en Perú dedicada a la provisión de insumos agrícolas con más de 50 años en el mercado.

En el 2018, antes de iniciada la pandemia, MONTANA ya había identificado estos retos en el sector y se propuso corporativizar su organización. Desde el área de Capital Humano se trabajaron dos aspectos: digitalizar su modelo de evaluación de desempeño con la solución Perfomance de Mandü a company in Visma, para que así los colaboradores tengan claridad sobre lo que se espera de ellos; y renovar el liderazgo empresarial, para darle sostenibilidad a la compañía en el largo plazo

¿Cómo se benefició MONTANA con la aplicación de estos cambios?

  1. Mantuvieron motivada a toda su fuerza laboral desde el inicio de la pandemia.
  2. No hubo deserción en el 2020, se mantuvo la contratación.
  3. No detuvieron sus actividades en planta y con protocolos han operado desde el Día 1 de confinamiento.
  4. Transformaron su proceso de desempeño y crearon espacios de feedback entre el líder y el colaborador.
  5. Más de la mitad de sus trabajadores mejoraron su desempeño durante la pandemia.

Estos resultados se dieron porque la mejora del clima dentro de la organización, fortaleció la motivación y el liderazgo de tus colaboradores. Eso genera que haya menos rotación y por ende un ahorro en capacitaciones. Porque un colaborador comprometido asumirá como suyos los objetivos de la empresa y dará todo de sí para alcanzar el mayor éxito posible. Es decir, incrementará su productividad. De acuerdo a la consultora Gallup, las empresas que trabajan el Employee Engagement reportan hasta un 21% más de rentabilidad.

Entonces, la pregunta no debería ser por qué gestionar el talento sino ¿por qué no comenzar a gestionarlo? Conoce las soluciones que tenemos para acompañarte en este proceso aquí.

Más popular