¡RRHH virtual! Aprendizajes del aislamiento

La transformación digital llegó por la fuerza a muchas organizaciones a partir del COVID-19. Trabajo remoto, videollamadas, clases de yoga online y capacitaciones virtuales son ahora parte de la nueva normalidad.

La transformación digital llegó por la fuerza a muchas organizaciones a partir del COVID-19. Trabajo remoto, videollamadas, clases de yoga online y capacitaciones virtuales son ahora parte de la nueva normalidad.

De un día para el otro, Recursos Humanos tuvo que perderle el miedo a la transformación digital y sumergirse en ella. A raíz de la crisis sanitaria de los últimos meses, más de un profesional se enfrentó a lo impensable: dirigir su primera ronda de selección y contratación de personal 100% virtual y manejar a sus equipos a través de videollamadas y chats. Sin contacto físico, sin un “¿puedes venir un momento a mi oficina?” que valga.

Paradójicamente, la tecnología que pondría en riesgo puestos de trabajo ha permitido, en estos tiempos de pandemia, que más de una empresa pueda seguir funcionando de forma remota. Aquí resumimos algunas de las enseñanzas digitales que el distanciamiento social le dejó al área de RRHH.

  1. ¡Se puede trabajar desde casa!

Hasta hace un par de meses, el trabajo remoto parecía el privilegio de unos pocos. “Antes del COVID-19, predominaba la mentalidad de que, para ser productivo y que los equipos se desempeñaran a su máximo nivel, todo el mundo necesitaba estar cerca”, asegura en una nota de Inc Bernard Coleman, jefe de employee engagement en la empresa Gusto.

En estas circunstancias, en las que nuestras casas son también oficinas y escuelas para los chicos, la noción de trabajo y productividad ya no es la misma. Coleman sostiene que es de esperar que un empleado solicite que su horario se ajuste a su nuevo ritmo de vida, ya sea porque necesita tiempo para ayudar a sus hijos con las tareas o porque considera que es más productivo fuera del tradicional de 9 am a 5 pm. 

En medio del “gran reseteo” que estamos experimentando, como lo cataloga Josh Bersin, fundador de la consultora Bersin, empresas como Twitter y Square planean no volver al trabajo en la oficina. Jack Dorsey, CEO de ambas organizaciones, anunció en mayo que una vez superada la crisis, los empleados de ambas compañías podrán seguir operando desde sus casas si así lo desean. 

Uno de los beneficios de esta modalidad es que implica ahorro: en tiempo y gastos de traslado para los trabajadores, y en alquiler y mantenimiento para las organizaciones.

  1. El bienestar del empleado es prioridad

Alrededor de 73% de los casi 7.000 trabajadores remotos encuestados por Monster están experimentando síntomas de estrés en estos tiempos: pesadillas, falta de foco, depresión, ira, y 80% cree que el estrés y la ansiedad están afectando su productividad en el trabajo.

El encierro, la incertidumbre, la falta de actividad física y de contacto social empiezan a sentirse. Frente a ello, algunas empresas le están ofreciendo a sus empleados clases de yoga, meditación, Zumba, videollamadas para celebrar cumpleaños o hacer competencias entre departamentos ¡e incluso after office virtuales! Starbucks, por ejemplo, extendió los beneficios para salud mental y sesiones de terapia a todosu personal en Estados Unidos y a sus familiares. 

“El futuro del trabajo es el futuro del bienestar. Con el crecimiento de la economía digital, nuestro ‘siempre activo’ modo de trabajar, el estrés en manejar la integración vida-trabajo, y ahora lidiando con el coronavirus, ayudar a los trabajadores con su bienestar nunca había sido más importante”, resalta Jeanne Meister, socia fundadora de Future Workplace.

  1. El mundo de las videollamadas 

¿Cuántas reuniones online tuviste esta semana? A falta de encontrarse en los pasillos o en el escritorio de la oficina, los mánagers y su equipo han encontrado la manera de mantenerse virtualmente conectados. Sin embargo, el cambio del encuentro físico al online es más difícil de lo que parece. 

El propio Microsoft preparó una “Guía para trabajar desde casa durante el COVID-19” para orientar a sus trabajadores en esta nueva realidad. Future Workplace armó varios tips basados en los lineamientos del gigante tecnológico:

  • Activar siempre el video para crear una conexión emocional con el equipo
  • Grabar las reuniones para poder revisarlas luego en caso de dudas
  • Evitar responder mails o hacer otras actividades durante las videollamadas 
  • Tomar un momento para pedir feedback
  • Revisar puntos clave y combatir la sensación de aislamiento entre los trabajadores a través de chats (Slack, Microsoft Teams, entre otros) o videochats rápidos

¿Y las interrupciones en horario laboral? Bersin entrevistó a los directores de RRHH de seis grandes empresas, entre ellas IBM, Novartis y la NBA, y todos coincidieron en que “hacer tiempo en casa, con los miembros de la familia y las mascotas compitiendo por atención, era un gran tema”.

  1. Contrataciones online

Con la pandemia, los reclutadores han tenido que ingeniárselas para contratar personal con la ayuda de herramientas tecnológicas que tal vez desconocían o utilizaban muy poco hace unos meses: plataformas de videollamadas para hacer entrevistas y onboardings virtuales, videos personalizados para darle la bienvenida a los nuevos empleados y material de apoyo en línea para acompañar a esos talentos.

El modelo de “candidato ideal” también está cambiando. “Más compañías pasarán de la contratación basada en el pedigree del título a contrataciones basadas en habilidades”, señala Meister. Esto porque las organizaciones le entregarán tareas rutinarias a las máquinas para que los humanos puedan enfocarse en desarrollar habilidades únicas como, por ejemplo, la creatividad y el pensamiento crítico, advierte Ravi Kumar, presidente de Infosys.

La firma digital es otro gran aprendizaje de estos tiempos: permite incorporar rápidamente a los nuevos empleados sin que tengan que acudir a las oficinas ni recurrir al correo tradicional para enviarles el contrato y esperar a que lleguen de vuelta a manos de la empresa. 

Mira:“Contratar personal en tiempos de COVID-19: un reto posible”.

  1. La agilidad de un buen software

Hoy más que nunca, el equipo de RRHH puede apoyarse en softwares para agilizar de forma remota la gestión de nómina, el cálculo de sueldos, bonos y deducciones, registrar días de reposo, cobertura médica, o incluso facilitarles a los empleados —de forma rápida y eficiente— la información que requieren vía online. 

Esto es especialmente beneficioso en empresas con una plantilla voluminosa de personal  o con una alta rotación, ya que simplifica procesos, ahorra tiempo, dinero y papel, además de que contribuye a la satisfacción del empleado, al promover onboardings ágiles y minimizar las posibilidades de atraso en los pagos de los empleados. 

Mira: “¡RRHH a un click de distancia!”

  1. Las redes sociales: la cara de la empresa 

Grandes empresas como Coca-Cola, Google, Mercado Libre y Mercedes Benz cambiaron sus logos y adaptaron sus mensajes para apoyar la consigna generalizada de mantener la distancia social, mientras que Toyota difundió un emotivo video en Instagram en el que su CEO, Akio Toyoda, se pronunciaba ante la situación actual. De alguna manera u otra, cada organización se vio obligada a referirse a la crisis y a explicar las medidas de seguridad que estaba tomando para preservar a su personal.

  1. Mi empleado robot

Los robots también asumieron un rol protagónico, en vista de que “no se enferman y no contagian enfermedades”, señala Mark Muro, miembro senior del Metropolitan Policy Program en The Brookings Institution. A ellos se les delegaron algunas tareas repetitivas y otras riesgosas como chequear el inventario en las tiendas, servir de nexo entre un ejecutivo y su cliente o monitorear pacientes contagiados por el COVID-19.

Natalie Pierce, copresidenta de robótica, inteligencia artificial y automatización en Littler Mendelson, aclara que en el “mundo post-coronavirus” las compañías harán una mayor inversión en robótica en la que la participación de los profesionales de RRHH será crucial para decidir cuáles tareas será conveniente automatizar y cuáles no.

  1. Capacitaciones online

“Las compañías, rápida y silenciosamente, están planificando nunca volver a los salones de clases”, ya que el gasto y el tiempo de juntar grupos de empleados para entrenamientos en persona “es exorbitante en comparación con las versiones  (de cursos) online de alta calidad”, advierte Brandon Busteed de Kaplan, uno de los mayores proveedores educativos en el mundo en una nota de Forbes.

Manuales interactivos, gamificación, realidad virtual y aumentada son algunas de las herramientas de e-learning que hoy en día permiten actualizar los conocimientos de los trabajadores, desarrollar proyectos a distancia y hacer onboardings remotos y eficientes.

Además de poder armar capacitaciones customizadas para entrenar a sus empleados, las empresas pueden recurrir a la amplia gama de cursos online de Coursera, LinkedIn Learning, Udacity, Microsoft Learn, Harvard Online Learning. A lo que se le suma la infinita oferta de eventos virtuales, muchos de ellos gratuitos, sobre temas que van desde la inteligencia artificial y el blockchain, hasta la ciencia del bienestar. 

En tu empresa, ¿cuál fue el principal aprendizaje de los últimos meses?

Mira: 

Fuentes consultadas

Most popular